S. A. Cosby y Davide Longo: cómo cambiar las reglas y triunfar en la novela negra

Dos de los autores emergentes que renuevan el género conversaron en sendas entrevistas en la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao, en Madrid, dentro de la programación de Getafe negro.
Los escritores de novela negra S. A. Cosby (izquierda) y Davide Longo.
WINSTON MANRIQUE SABOGAL  11/11/2023

El desarrollo de la novela negra como uno de los mejores instrumentos para mostrar cómo los problemas de la realidad política y social impactan de manera violenta en las personas, generando dolor, lo están llevando a cabo dos escritores emergentes e internacionales: el estadounidense S. A. Cosby y el italiano Davide Longo. Los dos novelistas participaron en sendas conversaciones en la sala de Ámbito Cultural, de El Corte Inglés de Callao, Madrid, dentro de la XVI edición de Getafe Negro, Festival de Novela Policíaca de Madrid, del 20 al 29 de octubre.

S. A Cosby (Virginia, 1970) es un antiguo empleado de ferretería que, después de que setenta personas rechazaran su primera novela, encontró el éxito y, hoy, es considerado una de las grandes revelaciones del noir en su país, y ya una referencia a nivel internacional. La violencia, incluso extrema, con personajes en busca de dignidad y justicia son algunas de las características de su narrativa, según Pilar Martín Valverde, su editora en España. Aquí ha publicado Maldito asfalto y Lágrimas como navajas (ambas en editorial Motus).

Davide Longo (Turín, 1981) es uno de los renovadores del género en su país con un thriller en clave cinematográfica, en un territorio literario que une lo clásico con innovaciones, imprimiendo un ritmo más pausado a la vorágine de sus historias. Es autor de la serie Los crímenes del Piamonte, de la que ha publicado en España El caso Bramard y Las bestias jóvenes (ambas novelas en Destino). Sus historias, contó Lorenzo
Silva, que habló con Longo, giran alrededor de tres personajes: el excomisario Bramar, Isa, una joven y conflictiva policía, y Arcadipane, el comisario y antiguo subalterno de Bramard.

Dos encuentros de los que revelaron algunos de los conceptos que los han llevado por el camino del triunfo literario:

aaoPsIFsqAY

 

Acción

La acción es como la miel que le doy al lector y las cuestiones políticas son como la medicina. Entonces debo poner la miel al alcance de los lectores para atraerlos hacia esos asuntos políticos y sociales que también son importantes. (Cosby)

 

Belleza

Hay un asesino serial que busca la belleza en la composición de los cuerpos. En la búsqueda de la belleza todos tenemos unos cánones que son personales, pero también algunos culturales; pensemos en algunas formas de belleza de África a través de cicatrices o de tatuajes. Hace unos años solo un tipo de personas se ponían tatuajes, y hoy es un canon de belleza. (Longo)

 

Dolor

Al final, la novela negra trata sobre el dolor, se construye alrededor del dolor, algo que todos entendemos y tenemos en común. Se tiende a pensar que la primera emoción que aprendemos es el amor y no es así. Es el dolor. Ya como bebés o como niños, si nos acercamos al fuego, vemos que nos hacemos daño. Todos aprendemos lo que es el dolor
desde el principio. Y la novela negra es el mejor género para aprender estas cosas. Y si las afrontamos, le quitamos ese poder y ya no nos duele tanto. (Cosby)

 

Escritor

Para ser escritor se necesita una pizca de arrogancia, creer que eso que quieres contar realmente es especial, único. (Cosby)

 

Lector

La novela negra es un género que lleva muchísimos años, casi dos siglos. Nosotros escribimos para unos lectores que están muy familiarizados con el género. Entonces, si tu juegas con los personajes, el lector percibe la familia o el sector al que este personaje pertenece y no puedes hacer como si nada. Es como si escuchas jazz, sabes que van a
sonar unos estándares, pero lo que te sorprende es que no sabes qué variaciones van a hacer. Ahí está el genio de la persona. (Longo)

 

Metáforas

Son muy importantes para un autor. Lo que hacen es intentar atraer al lector a lo que es tu mundo. Es un modo para transformar lo que es difícil en una experiencia. Los autores transformamos un problema en un recurso para explicar al lector lo que queramos.
(Longo)

qCHlZYwT9S4

 

Nombres

Tengo fijación con los nombres y no puedo empezar a escribir si el personaje no tiene nombre. Arcadipane es el apellido de una estudiante que tuve en 1998, una chica muy calladita, que se sentaba en el fondo. Busco nombres o apellidos que tengan fuerza literaria. (Longo)

 

Novela negra

La novela negra es la mejor forma que tenemos para afrontar esas cuestiones que tenemos en común como humanidad, ya sea de derechos, de pobreza, de injusticias. Creo que es el mejor género para hablar de todas estas cuestiones. Y todos los libros, independientemente del género al que pertenezcan, tienen algo de novela negra. Por ejemplo, García Márquez o Borges, no son autores de novela negra y, sin embargo, escriben obras donde ocurren crímenes. (Cosby)

 

Personajes

Muchos de mis personajes son más interesantes de lo que yo seré nunca. De eso trata el arte: exagerar lo bueno y esconder aquellas cualidades peores. Al final, creamos héroes con los que queremos que nuestros lectores se identifiquen. Mi experiencia se refleja en mi obra, he crecido como afroamericano, en el sur Estados Unidos. Todo lo que pasa donde hemos crecido tiene un impacto en nuestra obra. (Cosby)

 

Ritmo

Yo aporto velocidad y ritmo con una escritura más lenta que en la novela tradicional. (Longo)

 

Verdad

Nadie va a leer un libro si se habla solo de asuntos políticos y sociales. Lo importante para mí es esa historia y lo que hay detrás. Utilizo mis novelas para contar la verdad de temas importantes para mí y para la sociedad y, a veces, no es fácil de digerir ni es bonita. Creo que los escritores somos los artistas más capaces para contar esa verdad. (Cosby)

 

Violencia

La violencia, al final, es una concesión del dolor. La violencia es intensa porque mis personajes sufren de un dolor muy intenso. Los personajes utilizan lo que tienen alrededor para transmitir la violencia y la usan para comunicar lo que tienen dentro. Pero siempre quiero mostrar que la violencia tiene sus consecuencias, tiene un significado.

Todos tenemos violencia en nuestro interior. Todos podemos ser violentos, es algo que tenemos en común. No obstante, no recurrimos a la violencia todo el rato, ni mucho menos, porque vivimos en sociedad y somos civilizados. Pero está ahí. (Cosby)

PODCASTS
Historia con Nacho Ares: 110 años de Nefertiti
AGENDA
ZARAGOZA/ Exposición ´Fotografía de lo invisible´
MÁLAGA/ Encuentros con la Ciencia
SANTIAGO DE COMPOSTELA/ Debate literario sobre la novela ´Empezamos por el final´
SANTANDER/ Club de Lectura sobre Carla Montero
Buenas películas que desmitifican la Navidad, la Nochevieja y los Reyes Magos
La mejor música y discos de los artistas invitados en Ámbito Cultural en 2023