Javier Gutiérrez: “La comedia es lo más difícil de hacer, mucho más que el drama”

MI VIDA EN PELÍCULAS Con el actor español Javier Gutiérrez que trabaja en teatro, televisión, cine y plataformas digitales con éxito en todos los públicos. Habla de sus inicios, de su técnica actoral y de las personas que lo han llevado hasta donde está
El actor español Javier Gutiérrez en los premios Goya 2018. /Foto de Wikipedia
LUIS MANRIQUE RIVAS  19/05/2023

Javier Gutiérrez pasó de ser un niño y joven tímido a convertirse en uno de los pocos actores españoles populares y admirados por todo el espectro del público, de los niños a los más mayores; en los diferentes registros, de la comedia al drama; en toda clase de personajes, del hombre bueno al malvado; y en todos los formatos actorales, del teatro a las plataformas digitales, pasando por la televisión y el cine. Aunque asegura que “la comedia es lo más difícil de hacer, mucho más que el drama”.

Curtido en el teatro desde los años noventa, Gutiérrez (Luanco, Asturias, 1971) creció en Ferrol (Galicia) y le gusta mirarse en el espejo de los actores y actrices españolas. Ha obtenido los principales premios del cine nacional. Unas vivencias que compartió como invitado del mes de abril en el ciclo Mi vida en películas, de Ámbito Cultural de El Corte Inglés, presentado por Andrea Gutiérrez Bermejo, redactora jefa de la revista Cinemanía y colaboradora de Historia de nuestro cine (RTVE).

A finales de los años ochenta, Javier Gutiérrez viajó a Madrid en busca de su sueño. Con 20 años ya se ganaba la vida con lo que más le gustaba. En 2000 dio un salto cuando entró al grupo Animalario, dirigido por Andrés Lima. Las puertas se le empezaron a abrir: en 2002 debutó de manera discreta en el cine con El otro lado de la cama. En 2005, entró a la televisión con Aída y Los serrano. El despegue de la popularidad le llegó en 2009 con la serie Águila Roja. El prestigio de la crítica lo sorprendió en 2014 con la película La isla mínima (Goya y Concha de Plata al mejor actor), que ratificó en 2017 con El autor (segundo Goya). El cariño de todos le llegó, en 2018, con Campeones. Su más reciente éxito es Modelo 77. Este mes estrena el documental 19. Solos frente a la verdad (Movistar +) en el que, junto a otros intérpretes, evoca sus orígenes actorales.

De todo esto habló Gutiérrez en nuestro ciclo, en la sala de Ámbito Cultural de Callao de Madrid, que se puede escuchar en el podcast del cual seleccionamos episodios como los siguientes:

xqO94GpDvRs

 

La lectura como refugio

Viví en Ferrol, donde llueve 350 días al año y era inviable salir a jugar con tus amigos. Por eso pasaba muchos ratos en mi habitación. Soy el pequeño de tres hermanos, con dos hermanas mayores. No jugaba mucho con ellas y me encerraba en mi habitación a jugar con soldaditos de plomo, pero, sobre todo, leía. Estudié en el colegio La Salle donde los curas tenían unos escenarios muy buenos, con lo cual hacíamos unos tres o cuatro festivales de teatro al año. Además, tenían una biblioteca espectacular donde me aficioné a la lectura.

 

El origen de la pasión por el teatro

De pequeño me escapaba al teatro Jofre, en Ferrol. No tenía dinero para las funciones, pero esperaba a que salieran los cómicos y los perseguía hasta el lugar donde iban a cenar. Ese mundo me atrapaba. Descubrí que era de esas ganar de vivir otros mundos, otras vidas, sobre todo vivir en familia. Soy un actor educado en el teatro, esto del cine y la televisión me llega mucho más tarde. Ahora, aunque haga cine y televisión, no dejo de hacer teatro.

 

El descubrimiento del cine

Mi primera experiencia en una sala de cine que me dejó en shock fue con ET. No solo ver la historia en una pantalla, sino descubrir el universo de Spielberg. Para mí el cine tiene que ver mucho con Spielberg, con ET y con los ojos de ese niño.

 

Actor formado en el teatro

Soy un actor educado en el teatro. No es lo mismo el proceso en un proyecto teatral que una película o una serie de televisión. El teatro exige de un tiempo de ensayos, de una preparación. En unos 45 o 50 días uno testa el trabajo antes de estrenar. Y lo más importante: se viste un traje que no es el suyo, con palabras que no son las suyas. En televisión y cine el proceso depende del dinero de la producción y del tiempo.

 

El espejo

Yo soy de mirarme en el espejo de los actores españoles. En nuestra naturaleza están Alfredo Landa, José Luis López Vázquez, Paco Rabal, José Bódalo, José María Rodero, Lina Morgan, Concha Velasco, Lola Herrera… Es una nómina que no terminaríamos. Es una fuente de inspiración.

 

Las dos armas de los actores

Los actores tenemos dos herramientas muy poderosas: la imaginación, no podemos dejar de ser como los niños que piensan siempre en el juego; y la observación, en ese sentido siempre he sido muy voyeur.

a3e0hWT09YY

 

Técnica actoral

No soy muy de método, pero me gusta que el personaje me contamine. La mitad del trabajo de los actores es el texto, doy mucha importancia al guion. Lo leo mucho. Todo está ahí. Yo imagino y propongo cosas al director o directora. Y entre los dos construimos el personaje. Creo en el actor creador. El actor forma parte de la historia y tiene algo que decir.

 

Porcentaje de trabajo y suerte

El olfato es importante en nuestra profesión para elegir personajes. En esa tarta la porción de la suerte es muy importante. Evidentemente el talento, el sacrificio, el creer en uno mismo, el trabajo, el trabajo, pero también la suerte te tiene que acompañar.

 

Animalario

Animalario me lo ha dado casi todo en lo profesional y en lo vital. Más que una compañía de teatro era una familia. Aprendí sobre todo el rigor, el compromiso, el oficio y una forma de entender esta profesión.

 

Agradecido con la televisión

Luis San Narciso, director de cásting, me dio la oportunidad en Los Serrano y en Águila Roja. Supuso el reconocimiento popular. Me dio un oficio a la hora de moverme en un plató. Y de cuajarme como actor. Me siento en deuda con la televisión.

 

El orgullo de Campeones

Cuando me llega el proyecto, primero, digo que sí porque me parece una película necesaria. Y, segundo, porque es una de esas películas que, haga lo que haga, será la película de mi vida. Mi hijo mateo, de 14 años, tiene una discapacidad severa. Me siento muy orgulloso de haberla hecho. Es un documento que dejamos. El cine también sirve para eso, para formar, entre todos, una sociedad mejor.

 

El equilibrio entre popularidad y prestigio

Creo que el equilibrio entre popularidad y prestigio está en haber sido un actor que ha lidiado bien con la televisión, con la comedia, con la popularidad, y, luego, haber sabido enfrentarme, quiero pensar, con personajes de otro calado, sin menospreciar a la televisión. Soy gran defensor de la televisión. Antes nos miraban a los actores que hacíamos televisión casi por encima del hombro. Y hoy nos pelamos por hacer televisión. Ese equilibrio no es nada buscado, no sé cómo aparece ni cómo se encuentra.

 

Entre fracasos anda el saber

He tenido varios batacazos y se aprende muchísimo. Primero, te baja a la tierra. He tenido trabajos en los que me he visto huérfano en la dirección. Y uno tiene que hacer una lectura de eso y saber que tiene mucho que aprender. El trabajo en el cine es trabajo en equipo.

PODCASTS
Historia con Nacho Ares: 110 años de Nefertiti
AGENDA
ZARAGOZA/ Exposición ´Fotografía de lo invisible´
MÁLAGA/ Encuentros con la Ciencia
SANTIAGO DE COMPOSTELA/ Debate literario sobre la novela ´Empezamos por el final´
SANTANDER/ Club de Lectura sobre Carla Montero
Buenas películas que desmitifican la Navidad, la Nochevieja y los Reyes Magos
La mejor música y discos de los artistas invitados en Ámbito Cultural en 2023
TE PUEDE INTERESAR