Gallero y Parreño: “La poesía, quizás, nos salva y nos pierde cotidianamente, nos salva y nos pierde”.

Celebramos las cien ediciones de nuestro ciclo #LdeLírica con dos de los poetas españoles más originales y transgresores. Gonzalo Escarpa, coordinador del encuentro, habló con ellos sobre la poesía, lo sagrado, la lectura, la escritura, la amistad...
Los poetas José Luis Gallero (izquierda), Gonzalo Escarpa (centro, coordinador del cilco #LdeLírica) y José María Parreño, durante el encuentro de Ámbito Cultural en la Sala Callao, de El Corte Inglés, el 27 de noviembre de 2023.
ÄMBITO CULTURAL  15/12/2023

Si alguna vez le suena el teléfono y, al contestar, le recitan unos poemas, siéntase afortunado. Puede ser un recital al azar de José Luis Gallero y José María Parreño, que han reactivado su Compañía poética momentánea.

Con, por supuesto, poesía, creatividad, humor, ingenio y reflexiones sobre el arte de leer y de escribir de estos dos poetas, #LdeLírica celebró su edición número cien. Y, quizás, el azar también jugó, hace años, para que ellos hayan sido, también, corresponsables de la creación de este ciclo de Ámbito Cultural, de El Corte Inglés. Su coordinador, Gonzalo Escarpa, en sus años de estudiante, allá hacia los noventa, se topó con el libro Ocho poetas raros (Árdora Ediciones), una antología poética coordinada por Gallero y Parreño, un libro que le amplió su universo literario y su concepción de la poesía, y que lo llevó a un territorio más disruptivo y lúdico.

Casi tres décadas después, en 2018, Gonzalo Escarpa, hoy (y desde hace ya mucho tiempo) poeta, gestor cultural y director de la Piscifactoría, propuso a Ámbito Cultural la idea de este ciclo #LdeLírica, como  un territorito libre y liberador para el encuentro y la convivencia de todas voces poéticas conocidas y nacientes, tradicionales y transgresoras, clásicas y en diálogo con las demás expresiones artísticas.

El resultado es que por este espacio han pasado algunos de los mejores poetas de nuestro idioma: de Antonio Gamoneda a Berta García Faet, de Gioconda Belli a Luna Miguel, de Hugo Mujica a Marta Sanz, de Luis Alberto de Cuenca a Mario Obrero, de Olvido García Valdés a Raquel Lanseros, de Manuel Rivas a Isla Correyero, de Manuel Vilas a Jesús Aguado, de Aurora Luque a Karmelo C. Iribarren, de Luis Antonio de Villena a Alejandro Zambra, de Ana Rossetti a Los Torreznos, de Chantal Maillard a Niño de Elche…entre otros muchos-

Así que nada podía ser mejor que celebrar estos primeros cien encuentros de #LdeLírica con esos dos poetas tan iluminadores y con tanta sabiduría poética: Luis Gallero (Barcelona, ​​​​1954) y José María Parreño (Madrid, 1958) en diálogo con Gonzalo Escarpa.

De ese diálogo nace este Diccionario Gallero y Parreño:

v5S3Fchv1Fk

 

¿Quién es Gallero?

Parreño: Es una de las personas con las que más rato he estado en silencio juntos.

¿Quién es Parreño?

Gallero: Es la persona que siempre se está preguntando quién es.

 

Leer / Escribir

Gallero: Leer es escribir con palabras prestadas. La literatura es la fiesta para uno solo. Eso es lo sagrado. Siendo tan niño te aficionas a leer y, cuanto mayor te haces, más te emociona al leer. Y el azar se muestra propicio cuando, a los 18 o 20 años, te ponen un libro de Paul Celan. Eso sí que cambia la vida. Si no lees de joven a Celan, no sé qué poesía puedes componer.

La lectura es una fuente de iluminaciones, es un ejercicio solitario. Es a lo que más tiempo y energía he dedicado lo largo de mi vida.

Parreño: Yo contraje desde pequeño la manía que otros, con condescendencia, llaman afición de leer. Eso supuso leer febrilmente, durante mucho tiempo. Una cosa bastante obsesiva. Encontré un mundo que siempre estaba ahí, y que era mucho más interesante, apasionante, agradable y fiel que el que me rodeaba.

Cuando tienes una inmersión en ese mundo, es muy difícil que no quieras emularlo. Que no quieras tú participar de esa magia. Escribir y leer son la cara y la cruz de la misma actividad.

 

Poesia y amistad

Gallero: La poesía, esencialmente, la entiendo como forma de relación, y la forma idónea de relación es la amistad. Nosotros fundamos en los años ochenta, entre otras cosas, La Compañía Poética Momentánea.

 

Compañía Poética Momentánea

Parreño: La Compañía Poética Momentánea es lo contrario a la soledad en prosa, y para siempre, es la definición mejor. Hemos hecho recitales por teléfono, camisetas, acciones, hemos hecho encuestas, pero la Compañía tiene un carácter secreto y clandestino, y yo no puedo hablar de ella aquí.

Gallero: Nunca ha pasado de ser un juego. En algún momento pensé que seríamos capaces de formar una especie de troupe circense y dedicarnos a vagabundear con nuestros textos y nuestra locura compartida. Al final, es una compañía de solitarios. Yo hago eco muchísimo de menos la Compañía Poética Momentánea. Nos queda el rótulo como consuelo. Es como un poema a varias manos, pero aún no lo hemos terminado de escribir.

1702638729_IMG-20231215-WA0015.jpg

 

Poesía

Gallero: ¿Qué es poesía? Recuerdo la respuesta de Goethe: “Hacer eterno lo efímero”. Que es, por otra parte, la tarea genérica de la cultura. La tarea por excelencia de los mortales de hacer eterno lo efímero.

 

Lo sagrado

Parreño: Lo sagrado siempre ha sido muy importante para nosotros. No estábamos de acuerdo en qué era lo sagrado, pero teníamos esta noción de que, más allá del hecho religioso o de lo confesional, había toda una dimensión de la vida que, a falta de mejor nombre, vamos a llamar sagrado. De la misma manera que a Dios le ha hecho mucho mal llamarle Dios, porque eso perjudica mucho a cualquiera. Si nos ponemos a pensar, todo lo humano es sobrehumano.

Gallero: Hay algo de plegaria, siempre, en la poesía. Recordaba a Salvador Espriu que dice: “No sé qué es la poesía, salvo algo que nos ayuda a vivir rectamente y, quizás, a bien morir”. Yo creo que eso es lo sagrado. La poesía, quizás, nos salva y nos pierde cotidianamente, nos salva y nos pierde.

 

Mundo y poesia

Parreño: En general, en el mundo está todo por hacerse bien. Cuando te pones a rascar cualquier cosa, ves que está mal hecha. El poeta Rilke decía que el poeta es el que pone el nombre justo a las cosas. Cuando yo era joven estaba en un recital de Agustín García Calvo, y dije esto de que el poeta es el que pone el nombre justo a las cosas, y él dijo: “¡No!, el poeta es el que quita el nombre a las cosas”. El poeta es el que renombra las cosas. La utopía del lenguaje poético es el que es capaz de volver a hacer. A través de las palabras vemos el mundo como por primera vez. Es la vocación del poeta.

 

Eternidad y vida

Gallero: Solo el tiempo perdido seduce a la eternidad.

Parreño: La vida es el arte de no llegar. Con los años uno descubre que lo importante no es tanto llegar, sino estar bien donde estás. Y no crecer en extensión, sino en profundidad.

 

Son José Luis Gallero y José María Parreño, dos lectores, poetas, editores y gestores cuturales. La palabra favorita de Gallero es Silencio. La de Parreño es Gracias.

 

PODCASTS
Historia con Nacho Ares: 110 años de Nefertiti
AGENDA
ZARAGOZA/ Exposición ´Fotografía de lo invisible´
MÁLAGA/ Encuentros con la Ciencia
SANTIAGO DE COMPOSTELA/ Debate literario sobre la novela ´Empezamos por el final´
SANTANDER/ Club de Lectura sobre Carla Montero
La mejor música y discos de los artistas invitados en Ámbito Cultural en 2023
Buenas películas que desmitifican la Navidad, la Nochevieja y los Reyes Magos