Chema Madoz: “Estamos rodeados de posibilidades que se pueden convertir en algo cercano a la poesía”

DICCIONARIO DE... Uno de los fotógrafos españoles más originales e internacionales que celebra 40 años de su primera exposición individual (1984). Un artista que busca la magia en la combinación de los elementos y crea una escena que recrea cada espectador en su mente
El fotógrafo español Chema Madoz.
MARIBEL LIENHARD  12/01/2024

“Si yo fuera un objeto, sería un libro”. Chema Madoz lo tiene claro. Uno de los fotógrafos españoles más originales, que juega con la magia surgida entre la mezcla de objetos, creando tantas historias como ojos los ven, celebra, en 2024, cuarenta años de su primera exposición.

La obra de Chema Madoz (Madrid, 1958) no surge de la ocurrencia ni invita a la risa fácil, sino que suscita el asombro y la intervención del espectador al pensar y reflexionar sobre la imagen-escena que contempla. Fotos que cobran vida y dialogan con la realidad a partir del mundo que lleva cada persona en su cabeza. “Y sí, hay una relación con el haiku”, reconoce el artista.

“Eres para mí un recuperador de los fugaces parentescos de las cosas”, le dijo Gonzalo Escarpa a Chema Madoz, invitado al ciclo #LdeLírica de Ámbito Cultural, del 18 de diciembre de 2023, en la sala de Callao de El Corte Inglés, de Madrid. Escarpa, poeta y coordinador del ciclo, interpretaba la cita del psicoanalista Jacques Lacan de que “el artista va más allá de las experiencias nombradas, citadas y cotidianamente previstas, recuperando los fugaces parentescos de las cosas”.

Chema Madoz realizó su primera exposición en 1984. Unos años después, en el Encuentro de Fotografía de Arlés, le dijeron que su trabajo no tenía futuro. Quince años más tarde, en 1999, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid le dedicó la primera retrospectiva a un fotógrafo vivo. En 2000, recibió el Premio Nacional de Fotografía de España. Fue el pistoletazo de salida para un siglo XXI lleno de reconocimiento internacional.

De sus primeros pasos, y del origen de sus ideas y concepto fotográfico, que compartió con el público del encuentro, surge este Diccionario Chema Madoz:

 

Poeta

No me molesta que me llamen poeta. Al contrario, me encanta, pero es un título que no me corresponde. Yo jamás me autodefiniría como poeta. Cuando me preguntan, digo: “Soy fotógrafo”. En la medida en que la fotografía se ha ampliado hacia muchísimas posibilidades y campos. Entiendo, por otro lado, y comparto la idea de que a través de las imágenes o del trabajo hay una cierta perspectiva que puede acercarte a la idea de poesía.

 

ialZTjRJ98Q

 

Concepto, origen

Surge un poco a finales de los años ochenta, cuando iba con la cámara y trabajaba con otras personas, jugaba con escenarios, con otro tipo de relaciones y estaba buscando por dónde salir por otro lado. Yo veía revistas de arte y exposiciones y, a veces, me entraba la duda de si esa fotografía me estaba mostrando la obra de un artista que exponía en un lugar, o era algo que había creado el artista para luego fotografiarlo. ¿Dónde estaba la obra? ¿En el objeto en sí, o en la fotografía? Aquello me resultaba atractivo en la medida en que era un terreno movedizo. Empecé a considerar la posibilidad de construir esas imágenes para fotografiarlas. No estaba descubriendo nada. Ya había gente que lo estaba haciendo. Tuve la suerte de que, ya con los primeros trabajos, desconcertaba un poco en el territorio en el que trabajaba y, por otro lado, veía que tenía aceptación. Había una mezcla de respuestas. Luego se desarrolla todo.

 

Idea del estilo

No tenemos una idea clara de dónde surgen las ideas, ni cómo se accede a ellas. Si yo tuviera la clave de qué es lo que tengo que hacer para conseguir una idea sería maravilloso.

No buscaba trabajar con objetos. Lo que veía era que el fotógrafo tiene que trabajar con su entorno más inmediato. En Vallecas, en Madrid, miré mi entorno. Empecé a hacer fotos en mi barrio, un espacio en el cual centrarme. Caí en la cuenta de que, en casi todos lados, estamos rodeados de objetos, y pensé por qué no trabajar con ellos. Pero no sabía qué contar a través de los objetos. No había detenido mi mirada sobre ellos, ni había intentado entresacar posibilidades, utilizarlos casi como si fueran palabras o símbolos que se pueden entremezclar. No había contado con la promiscuidad del objeto, los pones juntos y, ¡alegría!, surgen cosas.

En esa mezcla intento que sirvan para reflexionar, intento no caer con las fotografías en un chiste. Siempre quiero pensar que esa imagen, de alguna manera, te va a llevar a reflexionar o a animar a pensar, con otros ojos, en todo lo que tenemos, intentando ser conscientes de que estamos rodeados de posibilidades que se pueden convertir en algo cercano a la poesía.

 

Creación/proceso

La parte de la foto que me interesa es el proceso. Hay una serie de puntos básicos, como una mecánica. Lo difícil es explicar de dónde surgen las ideas. Cómo terminas teniendo una idea en tu cabeza que, de alguna forma has estado persiguiendo y, en un momento dado, consigues verla. Y lo que necesitas es material para ver si aquello funciona o no, si tiene sentido o no.

Una vez tienes esa idea, pasas por un proceso de hacer unos apuntes, un dibujo para ver cómo apunta aquello y, luego, buscar los elementos que necesitas para construirla. Después viene una parte manual, casi de artesanía, de ir trabajando para que aquellos objetos en esa unión, o reunión, funcione con naturalidad. Luego fotografiarlo. Siempre utilicé luz natural porque me parecía que hacía contrapeso a todo el artificio que hay de por medio, darle una cierta naturalidad; como si estuviera en un espacio real, que el objeto tuviera un ambiente en el que pudieras dudar, o si aguanta la reflexión de si eso estaba así.

 

1705076380_ambitocultural-chema-madoz.png

 

Significado

Si mis imágenes pecan de algo es el no estar en un universo tan abierto. Creo que son imágenes que son una vuelta de tuerca de la lógica a la hora de interpretar la realidad y que, en muchas ocasiones, hay márgenes; las fotos más felices pueden tener varios niveles de lectura, y eso enriquece a la fotografía. Cada persona que se enfrenta a la foto lo hace con su propia perspectiva y sus claves del mundo. Y, así, vuelve a hacer una combinación en su propia cabeza.

 

Joan Brossa

Fue un descubrimiento para mí. Él, también trabajaba con objetos desde no sé cuántos años. Cuando vi su exposición me entró una especie de crisis sobre ¿Y yo ahora qué hago? Y concluí que era un camino que estaba haciendo yo, que yo no había visto nada de él y había llegado allí por mis propios medios. Decidí continuar, sin dar cortes tajantes. Más adelante lo conocí. Le tenía cariño y lo sentía cercano.

 

Acogida

Es sorprendente. Uno trabaja en soledad, salvo un grupo de amigos cercanos que ve lo que estás haciendo, y no tienes feedback de si eso va a gustar o no. Lo que jamás hubiera sospechado era que pudiera hacer exposiciones que tienen un abanico amplísimo de espectadores. Es difícil encontrar un perfil de la gente que le gusta mi trabajo. No sé muy bien qué es lo que ocurre para que tenga ese espectro tan amplio. Estoy encantado, no podría desear algo mejor.

PODCASTS
Historia con Nacho Ares: 110 años de Nefertiti
AGENDA
ZARAGOZA/ Exposición ´Fotografía de lo invisible´
MÁLAGA/ Encuentros con la Ciencia
SANTIAGO DE COMPOSTELA/ Debate literario sobre la novela ´Empezamos por el final´
SANTANDER/ Club de Lectura sobre Carla Montero
Buenas películas que desmitifican la Navidad, la Nochevieja y los Reyes Magos
La mejor música y discos de los artistas invitados en Ámbito Cultural en 2023