Link a la Home. Link a la Home.

Busqueda avanzada

Espacio de cultura de El Corte Inglés

viernes, 21 de noviembre de 2014 - 17:06

Estás en:
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. /
  4. Entrevistas

De charla con Félix de la Concha

ENTREVISTADOR:Marta Agudo

Madrid 01 de julio
De charla con Félix de la Concha

Félix de la Concha


"Cada día se colgaban en la sala uno o dos nuevos, recién iban saliendo del horno"


"He tenido personas de más de noventa años que se han ¿portado¿ mejor que algunos jóvenes"


Por fin reunidas palabra e imagen. Dos viejas enemigas ahora capaces de dialogar gracias a un nuevo concepto de exposición patrocinada por Planeta Telefónica.

Ámbito CulturalEn primer lugar, y para la gente que no haya asistido aún a tu exposición, ¿puedes explicar lo que ésta tiene de particular, en qué consiste?
Félix de la ConchaLa exposición a la que te refieres se titula "Retratos con conversación. Una instalación del pintor Félix de la Concha". Se inauguró en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid el 3 de abril de 2008 con 48 retratos que había hecho tres años antes, y se clausuró el 25 de mayo con 60 obras más. Esto se debe a que fui incorporando cuadros a manera de diario. Cada día se colgaban en la sala uno o dos nuevos, recién iban saliendo del horno. Todos los pinto alla prima, es decir, en una única sesión, que dura unas dos horas. Ese tiempo, momento presente real de la pose, queda recogido en una grabación, ya que mientras pinto cada uno tenemos un micrófono y mantenemos un diálogo. En la exposición, cuando el visitante se acerca a cada retrato, puede oír ese diálogo, principalmente con la voz de cada retratado, a quien pregunto al inicio sobre su aproximación a la pintura en particular y sobre el arte en general, desde su perspectiva personal y creadora. No obstante, la conversación puede luego derivar por derroteros insospechados.
Ámbito Cultural¿Qué valor metafórico le concedes al tiempo en la elaboración de estos retratos? ¿Por qué te decantaste por las dos horas?
Félix de la ConchaEl tiempo es un elemento fundamental en esta obra. El espectador puede reproducir, si quisiera, esas dos horas que tardé en pintar cada cuadro. No importa que se quiera escuchar sólo un fragmento. Es incluso atractivo saber que nadie va a escuchar en principio las más de doscientas horas del proyecto. Pobre del que quiera hacer una tesis sobre mi obra. Así que ya de entrada se plantea el conflicto que tiene el erudito hoy en día, en un mundo donde lo digital nos ha creado una hiperinformación y voluntad de archivar todo. Las dos horas es un tiempo en el que la gente aguanta bien posando; si bien permito pausas si son necesarias, si se cansan, si tienen que ir al baño, por ejemplo. Pero al estar hablando se les pasa sin enterarse y casi siempre se hace de un tirón. He tenido personas de más de noventa años que se han "portado" mejor que algunos jóvenes. Las dos horas son también un tiempo adecuado para que, a pesar de tener sus ritmos, la charla no decaiga. En todo caso es una duración muy larga si se compara con las entrevistas de radio o televisión de hoy, que cada vez se acortan más. En este trabajo se justifica porque lo necesito para completar el cuadro, no me sobra un instante. Y el cuadro también induce a que alguien se pueda aproximar, contemplar su factura y entretenerse en oír la voz, que es su tiempo.
Ámbito CulturalEs una cuestión antigua la relación y comparación entre pintura - palabra, a las que, como sabes, Lessing, consideraba totalmente distintas, en parte por la carencia de los elementos técnicos en su época que impedían llevar a cabo tu propuesta. ¿Qué otras barreras tradicionales te gustaría poder romper o crees que con el tiempo podrán superarse?
Félix de la ConchaMe encanta que menciones a Lessing, porque tuve presente su filosofía del Laocoonte. Cuando posó Emilio Lledó, que hizo su tesis sobre el concepto de poiesis, le solté la pregunta: "¿Qué pensaría Lessing sobre este proyecto?" Le pareció fascinante abordar ese tema desde esta nueva perspectiva. Me dijo que la palabra "poesía" derivaba de un término que en su origen se refiere a un hacer, incluso a una especie de papilla como pudiera ser la que yo tenía en mi paleta. Esto era algo que me gustaba de mi proyecto, que mientras yo estaba pintando, en esas dos horas se podía teorizar teniendo siempre presente el hecho pictórico, que puede tener mucho de mental, pero en el que es clave no perder su proceso material. Y se enfoca desde muy diversas perspectivas, como la de un teólogo, José-Román Flecha, con quien se plantean peligros de docetismo y arrianismo trasladados al mundo del arte, por no decir de reforma y contrarreforma. Bueno, ahí están las grabaciones para el que quiera deleitarse con estos asuntos. Mi intención no era hacer una tesis, sino conseguir una emoción o expresión a través de unos contenidos, a través de un diálogo abierto; percibir cómo habla cada persona; sentir su voz en ese momento improvisado. Lo mismo pasa con mi pintura: mediante un referente - no me obsesiona el dato formal preciso, que mejor lo hace una foto - transmitir la fragilidad de hacer un retrato, en el que por mucho que intente pintar lo que veo es imposible conseguir la perfección, y es en el margen de esa imposibilidad técnica de donde puede surgir algo más interior.
Ámbito CulturalEn una etapa anterior como retratista cada "modelo" elegía al siguiente, lo que te otorgaba un carácter más pasivo, quizás más difícil de ejecutar por el no conocimiento del nuevo "personaje". En esta ocasión, ¿qué baremos has utilizado para la selección?
Félix de la ConchaEs normal que pienses así, pero en general ocurre al revés, cuanto menos conoces a una persona es más fácil retratarla, porque no partes de un prejuicio sobre el modelo. No me interesa el proceso de los retratistas que necesitan hacer una exploración psicológica previa del personaje y tienen que hablar antes con ellos. Cuando estoy con alguien con quien nunca antes he mediado palabra, soy feliz. Yo hablo con ellos durante el proceso. Y creo que les presto más atención que si no estuviera pintando. Entonces claro que me sirve su charla para explorar otros elementos, además de los temporales que ya mencioné. El modelo se olvida de la rigidez de la pose, y yo evito una excesiva rigidez formal. Pero todo va surgiendo desde el momento presente. Antes de empezar este proyecto no conocía a casi nadie de los que han posado. Todos los proyectos que hago son diferentes, pero aprovecho elementos de los otros. En éste también creé ciertas cadenas, como la serie anterior que mencionas, de modo que los que posaban me ponían en contacto con otros. Esto lo he utilizado como medio de ampliar mi agenda. Yo aceptaba todo lo que me proponían. Si alguien se ve excluido, que sepa que es porque nadie lo llamó...
Ámbito CulturalEn ese proceso angustioso de inicio de estos retratos, ¿tienes previamente una "arquitectura" ya visualizada o procuras ir lo más "libre" de referencias posible?
Félix de la ConchaPara un cuadro al óleo el tiempo de dos horas es muy limitado. Al menos para mí, para poder conseguir un cuadro como el que quiero, o mejor diría, como el que quisiera. No me deja perder ni un solo instante. Cada sesión es muy intensa. Un retrato es muy comprometido, y más pintarlo así, sin apoyatura ninguna, sin medir, sin encajar, sin dibujo previo. Lo que se denomina "a sentimiento". Es como ir sin red. Y mientras, el modelo habla y se mueve, gesticula. Intento atrapar lo que puedo. Esto requiere además una doble concentración, pues tienes que mantener el diálogo. No obstante, no es mi intención montar un número circense del más difícil todavía.
Ámbito Cultural¿Hasta que punto la conversación, la palabra, te va llevando a la interpretación de la persona y, por tanto, al retrato?
Félix de la ConchaSupongo que algo habrá de eso. Me inspiro en el ejemplo de los surrealistas con el dibujo automático. Al desviar la atención lógica del cerebro hacia el lenguaje, puede aflorar algo inefable en la pintura. Yo aquí, en el cuadro, voy a puro huevo. Mi intención no es otra que representar lo mejor que pueda al personaje, lo que implica también una expresión, una luz; y una sola pincelada puede cambiar radicalmente el aspecto del cuadro. Se toman decisiones a una velocidad vertiginosa.
Ámbito CulturalEn una serie de retratos anterior el retratado aparecía con un objeto. ¿Qué lugar ocupa en tu obra ese "objeto fetiche", esa elección de un detalle, en este caso el rostro, en el que se elide el resto del cuerpo? ¿Qué debe hacer el espectador ante ese vacío?
Félix de la ConchaParto de que no se puede pintar lo que se ve. La percepción es mucho más compleja de lo que parece y ante lo que aparece. Se fragmenta necesariamente. Pero nos empeñamos en capturar algo evanescente en el espacio y en el tiempo. Todo lo que vemos es algo que ya se ha ido. Las estrellas desde hace millones de años. Pero podemos ir de la parte al todo, de lo conocido a lo desconocido. De igual manera que de las personas conocidas llegaba a personas desconocidas, a través de un gesto y de un momento se llega a un descubrimiento de esa persona. En todo caso, este proceso pictórico tiene algo de sesión psicoanalítica: dos horas los dos solos, yo escuchando al modelo con un lienzo, como si fuera el cuaderno donde tomo notas. Qué bien que percibas aún un vacío. Como Leonardo define al cuadro como una poesía muda, yo tenía dudas de que la voz rompiera cierta magia que emana del cuadro, precisamente por su carácter mudo. Tal vez por eso no me importan ciertos silencios, si los hay, aunque no abundan. Concha García Campoy me habla de cómo los utiliza en sus entrevistas, a pesar de ser peligrosos, y más en la radio, sin la apoyatura visual de la televisión. Yo aquí tengo otra apoyatura, la del cuadro, que me permite mayor flexibilidad, y da pie a que la gente exprese cosas que no dicen en otro medio. Porque el diálogo no es independiente. Puede ser profundo o banal, o todo a la vez. Pero no dependo de la publicidad.
Ámbito CulturalMe ha interesado la idea de María Corral que recoges de cómo "toda la pintura es autista". ¿Qué te sugiere a ti esta visión del arte?
Félix de la ConchaEso lo leí en una entrevista que le hicieron. No se refería al arte, sino a la pintura en concreto. Y lo repitió machaconamente. Pero no daba razones. Yo entiendo la pintura en un sentido un poco más amplio. Porque pintura es cualquier medio que trabaje con la luz, ya que a través de los colores percibimos la luz. Y sin pintura no hay luz. Y sin luz no hay vida. Por eso me parece ridículo que se hable de la muerte de la pintura. A mí me encantaría retratarla y preguntarle entonces qué quiso decir con eso. Desde aquí queda abierto mi ofrecimiento.
Ámbito CulturalEn varias de tus conversaciones con Luis Gordillo, con Calvo Serraller, se aborda el tema de qué es el artista. ¿Quién le concede ese apelativo: el que ejecuta el arte a sí mismo, el que lo mira, o el crítico que lo valora?
Félix de la ConchaEn este proyecto se teoriza sobre la pintura y el hecho pictórico. Y también hay una praxis, porque se está realizando un cuadro. Imagina entonces, siguiendo con la respuesta anterior, que alguien se ponga a hablar delante de mí de que la pintura ha muerto, o diga que es autista. Esto es muy interesante, el que se puedan abordar temas de lo más conceptuales, y yo mientras pintando, tocando tierra. Tierra también en sentido literal, porque los pigmentos de mi paleta son principalmente cuatro tierras.
Ámbito CulturalPor último, y en relación con esto, ¿qué papel juega el marchante en general hoy en día, qué problemas ves en el mercado de la pintura?
Félix de la ConchaMarchante es una palabra que viene del verbo marchar. Por lo tanto implica un movimiento. Y efectivamente, el marchante es el que mueve la obra. Y la pintura en sí también se mueve, porque los colores son frecuencias, movimiento. Como decía Heráclito, todo se mueve, nada permanece. Ante esto la obra del ser humano es contra natura, porque conlleva un anhelo de permanecer en el tiempo cuando todo acabe, tarde o temprano, desapareciendo. Aun así, quién sabe, a lo mejor al final el mercado es lo que permanece... ¿Me voy por los cerros de Úbeda?... Después de tanto preguntar a mis modelos sobre la pintura, me lanzas la pelota, ahora quieres hacer tú mi retrato. Me parece justo, quien a hierro mata...
Ámbito CulturalMuchas gracias Félix por tus palabras. Te deseamos suerte con tu serie de retratos y testimonios de los supervivientes del holocausto.

Publicidad

  • el cultural