Link a la Home. Link a la Home.

Busqueda avanzada

Espacio de cultura de El Corte Inglés

sábado, 01 de noviembre de 2014 - 13:16

Estás en:
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. /
  4. Entrevistas

Nueva novela de la finalista del Planeta 2006

ENTREVISTADOR:Rubén Sáez / César González Álvaro

Madrid 09 de marzo
Nueva novela de la finalista del Planeta 2006

Marta Rivera de la Cruz

Marta Rivera de la Cruz (Lugo, 1970), escritora y periodista. Fue finalista del Premio Planeta 2006 con "El tiempo de los prodigios". Es autora de "El refugio", "Que veinte años no es nada", "Fiestas que hicieron historia (2001), "Tristezas de amor" (2003) y "Grandes de España" (2004).


“Creo que en mis novelas el personaje principal es el lector, y siempre intento que se encuentre cómodo, que sienta el proceso de lectura como un diálogo.”


“Las historias que cuento parten de una realidad que utilizo como materia prima, y voy moldeándola como creo que conviene a la narración.”


 

Ámbito Cultural: En La importancia de las cosas realidad y ficción se van entrelazando de manera natural. De hecho, Mario Menkell, el protagonista del libro, es un escritor que ha extraído de una vida real el argumento de su única novela. Lo que es sorprendente, quizá, es que la propia realidad resulta en ocasiones más inverosímil que la ficción…

Marta Rivera de la Cruz: Pasa muy a menudo. Yo las mejores historias las encuentro en los periódicos, o me las cuenta alguien.

AC: En la contraportada del libro, cuenta cómo la novela parte de una experiencia personal, una anécdota de la que, poco a poco, acaba por germinar una historia en forma de novela. ¿Es así como trabaja? ¿Hasta qué punto es importante lo biográfico en tus novelas?

MR: Alguien dijo una vez que las novelas son una mezcla de recuerdos y mentiras, y yo lo suscribo. Las historias que cuento parten de una realidad que utilizo como materia prima, y voy moldeándola como creo que conviene a la narración.

AC: Como ya hacía en Tiempo de prodigio, aunque desde otra perspectiva, La importancia de las cosas es una novela cuyo hilo argumental se entremezcla poco a poco con otras historias que confluyen en una sola, la que cuenta la transformación de Mario Menkell. Debe resultar complicado que todas las piezas encajen, que no quede nada suelto…

MR: … y pasarme meses preguntándome si lo he conseguido. Pero ahí está la gracia de este trabajo. En las dudas que uno tiene hasta el último momento.

AC: Has hablado en alguna ocasión de la importancia del lector en la escritura de tus novelas. Tu estilo coquetea con lo coloquial, buscando y consiguiendo una especial cercanía con el lector, como si a través de tu escritura quisiese reivindicar una forma de entender el oficio de contar historias...

MR: Creo que en mis novelas el personaje principal es el lector, y siempre intento que se encuentre cómodo, que sienta el proceso de lectura como un diálogo

AC: La novela juega constantemente con la literatura, e incluso uno de sus personajes, la anciana Anna Livia, debe su nombre al "Annalivia Plurabelle", como se llama al río Liffey en Fineggans Wake. ¿Es también La importancia de las cosas un homenaje a los perseguidores de historias?

MR: Creo que todas mis novelas lo son. Yo misma soy, por encima de todo, una buscadora de historias. Y, como me ha pasado en este caso, es estupendo descubrir que he encontrado una muy buena.

AC: Se trata de tu primera novela después de quedar finalista del Planeta en 2006. ¿Qué supuso un premio tan importante como el Planeta? ¿Ha cambiado en algo tu visión de la literatura?

MR: Mi visión de la literatura sigue siendo la misma. Pero "La importancia de las cosas" la he escrito más tranquila, con más respaldo y menos presión que cualquiera de mis otras novelas.

AC: En tu blog cuentas como Rafael Reig aconseja dejar en reposo una novela cuando se termina, para que "suba la grasa" y se pueda retirar con más precisión lo que sobra. ¿Cuánta grasa ha retirado en La importancia de las cosas? ¿Ha sido un proceso de escritura complicado?

MR: De todas mis novelas, esta ha sido la que ha salido con más facilidad. Pero estoy de acuerdo con Reig: hay que quitar la grasa, y yo lo hice. Antes de entregarlos textos a la editorial, dejo que pasen unos días, releo y retoco mucho.

AC: Es curioso como, a pesar de la inicial torpeza del protagonista para cualquier tipo de relación social y de su desconfianza en su talento literario, la novela evoluciona de manera optimista, un elemento muy presente en algunas de tus obras, como El inventor de historias. Recuerdo que Fernando Marías dijo de Tiempo de prodigio que celebraba la vida a pesar de la muerte, una idea, por cierto, que también encontramos en esta última novela, donde todo empieza a partir del suicidio del misterioso Fernando Montalvo. Después de todo, ¿queda todavía espacio para el optimismo?

MR: "La importancia de las cosas" es una novela profundamente optimista. Creo que la más alegre de todas las que he escrito. Y la única que tiene un final verdaderamente feliz.

AC: Además de novelas ha publicado también cuentos cortos y ensayos como Tristezas de amor y Grandes de España. ¿Con qué género se encuentra más cómoda?

MR: Sin duda, con la novela. Aunque el reportaje periodístico también me gusta mucho.

AC: El pasado año se alzó con el Premio Anaya de Literatura Infantil con La primera tarde después de Navidad. ¿Abordas de manera distinta la escritura de una obra juvenil?

MR: Sí. El lenguaje es distinto, la sintaxis más sencilla. Y luego tienes que hacer lo posible por pensar como un niño, lo cual no siempre es fácil.

AC: Algunos autores de novelas juveniles o infantiles, como por ejemplo Elvira Lindo, se lamentan de que, en España, este tipo de obras están infravaloradas. ¿Qué opinas de esto?

MR: Que es cierto. Durante un tiempo se consideró que la literatura infantil era un género menor. Por suerte esto está cambiando, y todo el mundo empieza a entender que la literatura para niños es un vivero de futuros lectores.

AC: El protagonista de tu novela, Mario Menkell, trabaja como profesor de escritura creativa, una labor que tú misma desempeñas en el Hotel Kafka. Menkell manifiesta sus dudas sobre la posibilidad de enseñar a escribir. Desde tu experiencia, ¿compartes su opinión? ¿Crees que es posible enseñar a escribir?

MR: Creo que es posible ejercitar la vocación y el talento. Y para eso sirven los talleres literarios.

AC: ¿Qué consejo darías a un escritor primerizo?

MR: Que lea mucho. Que escriba. Y que tenga paciencia y no desespere. Esto es una carrera de fondo y las cosas no siempre suceden tan rápido como uno quisiera.

Web de Marta Rivera de la Cruz

Enlaces de interés

La importancia de las cosas

Publicidad

  • el cultural